Un pasito atrás: Las congas serán permitidas en los estadios, pero lejos de los peloteros

28 de noviembre de 2013 11:49

14 0

Un pasito atrás: Las congas serán permitidas en los estadios, pero lejos de los peloteros

Las autoridades deportivas cubanas se llamaron a capítulo y cedieron a que las congas no desaparezcan del espectáculo beisbolero en Cuba.

Tras una verdadera ola de protestas de aficionados, periodistas deportivos y expertos en temas sociales, la Dirección Nacional de Béisbol (DNB) rectificó la Circular No. 4, emitida el pasado 13 de noviembre, y dictaminó que las congas y las trompetas podrán sonar en los estadios durante todo el juego, siempre y cuando se ubiquen en el área de los jardines.

“Las congas se colocarán en un área de los jardines derecho o izquierdo, a una distancia de 35 metros a partir de los extremos finales de ambos dogout en dirección al LF [left field] y RF [right field]. En esas áreas pueden tocar durante todo el juego”, indica la Circular No. 7, reproducida este miércoles en el sitio Cubadebate.

El documento indica que en los estadios que no tengan condiciones para cologar la música cumpliendo este requerimiento para la 53 Serie Nacional de Béisbol, se habilitán tarimas o de lo contrario tendrán que tocar solo entre innings.

La rectificación no implica restaurar la música en el área cerca de los dogouts durante los momentos activos del partido. Aquellas congas que no quieran ocupar el área de los jardines únicamente podrán desatarse al terminar cada entrada.

Aunque se trata de un evidente paso atrás bajo la presión popular, el hecho mismo de sentir la obligación de regular las congas en los estadios mediante circulares es ya un suceso sin precedentes en la historia del pasatiempo nacional. Un gran ridículo en el país de la Trichilia havanensis: la Siguaraya.

De todas formas, ahora el jefe de la DNB, Higinio Vélez, dice que el ánimo de los directivos beisboleros no fue nunca eliminar las congas (Higinio es santiaguero y sabe que con eso no se juega), sino “solo regular su accionar a partir de que es real la interferencia en los juegos”. La afirmación de Bélez se produjo en una conferencia de prensa la pasada semana en La Habana, luego del temporal de críticas que le cayó encima a la dirigencia deportiva del país.

La suspensión del jolgorio en los estadios fue sustentada por la Circulas No. 4 bajo el pretexto de que las congas “interfieren en la concentración de los jugadores”.

Pero desaliñada y desmerengada por las deserciones como está, lo menos que necesita la pelota cubana en estos momentos es prohibiciones y silencio. El deporte -y particularmente el béisbol- es sinónimo de festividad para los cubanos, y someter la ldisosincrasia bullaguera y desbordada de nuestra afición a las malacrianzas de ciertos directores de equipo es un error colosal.

Por lo pronto, tendremos conga en la 53 Serie Nacional de Béisbol. No hay mucho que celebrar en la pelota cubana, pero los atletas y sus seguidores lo necesitan.

Fuente: cafefuerte.com

A la página de categoría

Loading...