Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El Museo Azucarero en la vida del batey Constancia

20 de octubre de 2017 11:59
128 0
El Museo Azucarero en la vida del batey Constancia

La vida del batey del antiguo central Constancia, hoy Abel Santamaría, gira en buena medida alrededor del Museo Azucarero que esta noche tendrá su reapertura y reanimación con una gala dedicada a quien fuera calificado por Fidel, como el más generoso, querido e intrépido de los jóvenes que participaron en las acciones del 26 de julio de 1953: Abel Santamaría Cuadrado, quien este 20 de octubre arribará a su natalicio 90.

Allí, donde radica el Museo Azucarero desde 1980, vivió la familia Santamaría Cuadrado desde mediados de la década de los años 30 del pasado siglo y por las polvorientas calles del ingenio caminó, jugó y marchó en busca de nuevos horizontes el joven Abel, quien le debe mucho al batey azucarero en su formación como revolucionario y segundo jefe del Movimiento que liderado por Fidel Castro asaltaría los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

«Un orgullo, del que todos nos sentimos comprometidos. Allí vivió tan destacada familia, que tuvo en Abel a la figura más relevante, pero también hay que hablar de Haydée, Aldo, Ada y Aida, sin olvidar a Joaquina, quien murió en esta casa, pues nunca quiso irse para La Habana, ni a ningún otro lugar».

Para disponer del Museo Azucarero rejuvenecido, con sus cinco salas expositivas reanimadas y listas para el cumpleaños de Abel, hubo que trabajar mucho; y en los últimos días, de manera intensa, apenas sin descanso.

La inversión, según su directora Yarilín Núñez Perera, rebasó los cuatro millones de pesos MN, pero valió la pena; como también fue valedero el esfuerzo en trabajo voluntario de muchos de los pobladores del batey.

El inmueble que fuera casa patrimonial de los Santamaría Cuadrado estaba en pésimas condiciones cuando se decidió cerrarlo y su estado constructuvo y museístico no le hacía honor a la historia de la industria azucarera que atesoraba, ni a la ilustre familia que había albergado.

Por allí habían pasado figuras relevantes de la vida política y cultural del país, como Vilma Espín, Roberto Fernández Retamar, el asaltante del Moncada Pedro Trigo, entre otros; pero su estado semiruinoso no admitía más demora.

Ahora todo reluce. En la sala principal un juego de sillones pertenenciente a los Santamaría Cuadrado la preside, acompañado de un reloj de mesa, regalo de Haydée Santamaría a un matrimonio amigo, y fotos familiares de los ilustres inquilinos de antaño.

En otra de las salas expositivas está el uniforme de gala del vicealmirante Aldo Santamaría y, en especial, una blusa de Haydée, donación reciente de Isabel Serrano, quien acompañara a Joaquina en los últimos años, hasta su fallecimiento, el 16 de octubre de 1977, hace ahora 40 años, y que será exhibida por vez primera.

Jesús Ménendez, el encrucijadense General de las Cañas, tiene por derecho propio un espacio entre los objetos museables, con una pluma estilográfica que le perteneciera.

Sin que falten objetos de la floreciente industria azucarera en los siglos XIX y XX: una sumadora manual del antiguo central Resulta; sacapunta de mesa del central Adela, hoy Heriberto Duquesne, y un fechador y matasellos del propio Adela. También existe una bella campana de bronce, hecha en 1867, que perteneciera al ingenio San Agustín, hoy refinería Chiquitico Fabregat.

Y frente al Museo, anticipo de la historia de la agroindustria azucarera que atesora, una locomotora a vapor y masas y hierros viejos de los ingenios y centrales de antaño.

Pero para que la historia no quede apresada en cuatro paredes, en el Consejo Popular Abel Santamaría existe un proyecto comunitario destinado a fortalecer la formación de valores en las nuevas generaciones.

Se llama Creando y transformando en la tierra de los hermanos Santamaría, y dentro de sí se subdivide en otros 15 subproyectos; entre los que destacan: Sueños de Abel, con niños de edad prescolar, Abel entre nosotros, que radica en el mismo Museo Azucarero, y Girasoles que crecen, dedicado a la vida de Haydée, la Heroína del Moncada, al ser la flor preferida de Yeyé.

A un mes del paso del huracán Irma, imbuídos con el espíritu recuperartivo de los villaclareños y motivados por el cumpleaños 90 de Abel, la reapertura del Museo Azucarero es un hecho consumado.

Atrás quedaron las horas amargas de la destrucción. En el batey del antiguo central Constancia todo renace. Abel tiene allí el onomástico que merece.

Fuente: vanguardia.cu

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0